Anton van Leeuwenhoek: Apertura al mundo microscopico.

Fue el primero en realizar importantes observaciones con microscopios fabricados por sí mismo. Correspondiente de la Royal Society de Londres, a la que se afilió en 1680. Desde 1674 hasta su muerte realizó numerosos descubrimientos. Introdujo mejoras en la fabricación de microscopios y fue el precursor de la biología experimental, la biología celular y la microbiología. Heredó la labor de Jan Swammerdam (1637-1680) que vivió en Ámsterdam.

Mientras desarrollaba su trabajo como comerciante de telas, construyó para la observación de la calidad de las telas lupas de mejor calidad que las que se podían conseguir en ese momento, tras aprender por su cuenta soplado y pulido de vidrio. Desarrolló tanto fijaciones para pequeñas lentes biconvexas montadas sobre platinas de latón, que se sostenían muy cerca del ojo, al modo de los anteojos actuales, como estructuras tipo microscopio en la que se podían fijar tanto la lente como el objeto a observar. A través de ellos podía observar objetos, que montaba sobre la cabeza de un alfiler, ampliándolos hasta trescientas veces (potencia que excedía con mucho la de los primeros microscopios de lentes múltiples).

El médico y anatomista neerlandés Regnier de Graaf (1641-1673) es quien presenta las primeras observaciones de van Leeuwenhoek a la Royal Society en 1673. En ellas describe la estructura del moho y del aguijón de la abeja. Comienza entonces un intenso intercambio de cartas entre van Leeuwenhoek y los miembros de la sociedad científica londinense, correspondencia que proseguirá durante casi 40 años, hasta su muerte en 1723. La Royal Society lo admite como miembro en 1680, y la Academia de las ciencias de París lo admite como miembro correspondiente en 1699.

Realiza sus observaciones utilizando microscopios simples que él mismo construye. A su muerte, legó 26 microscopios a la Royal Society que nunca fueron utilizados y que, un siglo más tarde, se habían perdido. El 29 de mayo de 1747, dos años después de la muerte de su hija María, se vende un lote de más de 350 de sus microscopios, así como 419 lentes. 247 microscopios estaban completos, muchos conservando todavía el último espécimen observado. Dos de estos instrumentos tenía dos lentes y uno contaba con tres.

Sus mejores aparatos conseguían más de 200 aumentos.[ No dejó ninguna indicación sobre sus métodos de fabricación de las lentes, y hubo que esperar varias décadas para disponer de nuevo de aparatos tan potentes. Se ignora cómo iluminaba los objetos observados así como su potencia. El más potente de sus instrumentos conservados hoy en día tiene una tasa de ampliación de 275 veces y un poder de resolución de 1,4 μm.Si bien regaló muchos de sus microscopios a sus allegados, nunca vendió ninguno. Se estima que solamente una decena los microscopios que construyó se conservan en la actualidad.

Van Leeuwenhoek mantuvo durante toda su vida que había aspectos de la construcción de sus microscopios «que sólo guardo para mí», en particular su secreto más importante era la forma en que creaba las lentes. Durante muchos años nadie fue capaz de reconstruir sus técnicas de diseño. Finalmente, en los años 1950 C. L. Stongusó un delgado hilo de cristal fundido en vez del pulimento, y creó con éxito algunas muestras funcionales de un microscopio del diseño de van Leeuwenhoek.

About these ads

Publicado el 22 febrero, 2011 en Celebridades médicas. Añade a favoritos el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. Devon Asturias

    Es muy interesante conocer los orígenes de uno de los inventos más relevantes en las ciencias médicas, el microscopio, que ha permitido realizar tantos avances y ha develado tantos hallazgos en el mundo de la salud, no se debería tener por sentado su mecanismo ni mucho menos su historia y su creador, puesto que la ciencia se beneficia tanto del mismo.

  2. Gabrielle Rosales

    Debería darse más crédito a las inveciones que permiten el avance de la medicina, como esta por ejemplo, ya que es extraño oir hablar de sus inventores e inclusive hay que hacer investigación propia si se quiere conocer un poco acerca de ellos. Me parece muy positivo que se haga un esfuerzo por difundir esta clase de información cuyo valor es a menudo muy subestimado.

    • Deborah Evans

      El desconocimiento común de los grandes inventos y el esfuerzo que implicó llegar a crearlos es algo seriamente desalentador, si reconocieramos el valor verdadero de cuanto nos rodea seguramente aprenderiamos a apreciarlo efectivamente. El valor intelectual y científico de un objeto deberíua ser incluso el factor más relevante a tener en cuenta, dejando de lado el puro valor económico que cambia constantemente conforme lo hace la sociedad.

  3. Deberían haber más artículos como este, que dieran la importancia que se merecen los avances tecnológicos que posibilitan el constante desarrollo de la humanidad y que nos facilitan la vida cotidiana con los mecanismos que con ellos se desarrollan, sin mencionar que sirven para llegar a un nivel más profundo del conocimiento del ser humano y su capacidad de crear.

  4. Gabrielle Rosales

    Estoy de acuerdo y más aun tomar en cuenta los esfuerzos y sacrificios de los inventores y pensadores de la historia q

  5. Gabrielle Rosales

    …de la historia que si bien a menudo son rechazados continuan y gracias a la diversidad en ideas obtenemos recursos, avances y nuevas filosofias para futuras generaciones.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: